BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Niños

¡Oh Dios! Educa a estos niños. Ellos son las plantas de tu huerto, las flores de tu prado, las rosas de tu jardín. Haz que tu lluvia descienda sobre ellos. Haz que el Sol de la Realidad brille con tu amor sobre ellos. Haz que tu brisa les refresque para que se eduquen, crezcan, se desarrollen y se manifiesten en su mayor belleza.

Tú eres el Donador. Tú eres el Compasivo.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Dios! Guíame, protégeme, ilumina la lámpara de mi corazón y haz de mí una estrella brillante.

Tú eres el Fuerte y el Poderoso.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Dios! Cría a esta pequeña criatura en el seno de tu amor y amamántala del pecho de tu providencia. Cultiva esta tierna planta en el rosedal de tu amor y ayúdale a crecer mediante las lluvias de tu generosidad. Haz de ella una criatura del reino y condúcela a tu dominio celestial.

Tú eres poderoso y bondadoso. Y Tú eres el Munífico, el Generoso, el Señor de incomparable generosidad.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh mi Señor! ¡Oh mi Señor! Soy un niño de tierna edad. Nútreme del pecho de tu misericordia, instrúyeme en el seno de tu amor, edúcame en la escuela de tu guía y desarróllame a la sombra de tu munificencia. Líbrame de la oscuridad; haz de mí una luz brillante; libérame de la desdicha; haz de mí una flor del rosedal; permite que me convierta en siervo ante tu umbral y confiéreme el carácter y la naturaleza de los justos; haz de mí un motivo de munificencia hacia el mundo de la humanidad y corona mi cabeza con la diadema de la vida eterna.

Verdaderamente Tú eres el Fuerte, el Poderoso, el que ve y el que oye.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh incomparable Señor! Sé Tú un amparo para este pobre niño, un maestro bondadoso y perdonador para esta alma errante e infeliz. ¡Oh Señor! A pesar de ser plantas inútiles, sin embargo nos encontramos en tu jardín de rosas. Aunque somos arbolitos sin hojas ni flores, sin embargo somos parte de tu huerto. Nutre esta planta, entonces, con las efusiones de las nubes de tu tierna misericordia y vivifica y refresca este arbolito con el aliento de tu primavera espiritual. Permite que llegue a ser atento, perspicaz y noble, y haz que alcance vida eterna y more para siempre en tu reino.

'Abdu'l-Bahá