BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Desprendimiento

Te ruego, oh mi Señor, me perdones por cualquier mención hecha aparte de la mención de Ti y por cualquier alabanza que no sea tu alabanza y por cualquier complacencia excepto la complacencia en tu cercanía y por cualquier placer que no sea el placer de la comunión contigo; por cualquier alegría fuera de tu amor y de tu complacencia y por todas las cosas que a mí me pertenecen y que no tienen relación contigo, oh Tú que eres el Señor de señores, quien provee los medios y quien abre las puertas.

Báb

 

¡Oh mi Dios, mi Señor y mi Maestro! Me he desprendido de mi familia y a través de Ti he buscado ser independiente de todos los que habitan en la tierra y estar siempre dispuesto a recibir lo que es digno a tus ojos. Concédeme todo el bien que me haga independiente de todo lo que no seas Tú y otórgame una porción más amplia de tus ilimitados favores. En verdad, Tú eres el Señor de gracia abundante.

Báb

 

Yo te imploro ¡oh mi Señor! por tu Nombre, cuyos resplandores han circundado la tierra y los cielos, que me ayudes de modo tal que renuncie a mi voluntad por aquello que Tú has decretado en tus Tablas y deje de hallar dentro de mí cualquier deseo, excepto aquello que Tú deseas, por medio del poder de tu soberanía, y otra voluntad salvo aquella que Tú has destinado para mí por tu voluntad.

Bahá'u'lláh

 

Muchos corazones yertos, oh mi Dios, se han encendido con el fuego de tu Causa y muchos que estaban dormidos han sido despertados por la dulzura de tu voz. ¡Cuántos son los extraños que han buscado abrigo a la sombra del árbol de tu unicidad y cuán numerosos son los sedientos que han anhelado en tus días la fuente de tu agua de vida!

Bendito es aquel que se ha dirigido hacia Ti y se ha apresurado a alcanzar la aurora de las luces de tu semblante. Bendito es aquel que con todo su afecto se ha vuelto hacia el alba de tu Revelación y el manantial de tu inspiración. Bendito es aquel que ha gastado en tu sendero lo que Tú le conferiste por tu generosidad y favor. Bendito es aquel que en su gran anhelo por Ti ha desechado todo menos a Ti. Bendito es aquel que ha gozado de comunión íntima contigo y se ha desligado de todo apego a otro que no seas Tú.

Yo te imploro, oh mi Señor, por Aquel que es tu Nombre -quien mediante la fuerza de tu soberanía y poder se ha elevado sobre el horizonte de su prisión- que ordenes para cada cual aquello que es digno de Ti y corresponde a tu exaltación.

En verdad tu poder es suficiente para todo.

Bahá'u'lláh

 

No sé, oh mi Dios, qué fuego es el que Tú encendiste en tu dominio. La tierra no podrá nunca nublar su resplandor ni el agua apagar su llama. Todos los pueblos del mundo son impotentes para resistir su fuerza. Grande es la bendición de quien se ha acercado a él y ha oído su fragor.

A algunos, oh mi Dios, les permitiste que se aproximaran a él mediante tu gracia fortalecedora; en tanto que a otros los retuviste en razón de lo que sus manos han hecho en tus días. Quienquiera que se haya apresurado y llegado a él, ha entregado su vida en tu sendero en su afán por contemplar tu belleza y ha ascendido a Ti enteramente desprendido de todo excepto de Ti.

Te imploro, oh mi Señor, por este Fuego que ruge llameante en el mundo de la creación, que desgarres los velos que me han impedido presentarme ante el trono de tu Majestad y permanecer a la entrada de tu puerta. Ordena para mí, oh mi Señor, todo lo bueno que Tú has enviado en tu Libro y no me permitas estar lejos del asilo de tu Misericordia.

Potente eres para hacer lo que te place. Tú eres verdaderamente el Omnipotente, el Más Generoso.

Bahá'u'lláh

 

¡Alabado sea tu Nombre, oh mi Dios! Te imploro por las fragancias de la vestidura de tu gracia -las que por tu mandato y en conformidad con tu deseo fueron difundidas por toda la creación- y por el sol de tu voluntad -que ha resplandecido mediante la fuerza de tu poder y soberanía sobre el horizonte de tu misericordia- que borres de mi corazón toda vana fantasía y ociosa imaginación para que con todo mi afecto me vuelva hacia Ti, oh Señor de toda la humanidad.

Soy tu siervo y el hijo de tu siervo, oh mi Dios. Me he aferrado al asidero de tu Gracia y me he asido al cordón de tu tierna misericordia. Ordena para mí las cosas buenas que son tuyas y aliméntame de la mesa que Tú enviaste desde las nubes de tu bondad y desde el cielo de tu favor.

Tú eres en verdad el Señor de los mundos y el Dios de todos los que están en el cielo y de todos los que están en la tierra.

Bahá'u'lláh

 

¡Alabado seas Tú, oh Señor mi Dios! Soy aquel que ha buscado el augusto designio de tu voluntad y ha dirigido sus pasos hacia el umbral de tus gracias. Yo soy aquel que ha dejado todo para cobijarse bajo tu abrigo, que ha vuelto su rostro hacia el Tabernáculo de tu Revelación y hacia el Santuario de tu Gloria. Yo te suplico, oh mi Señor, por tu llamamiento -mediante el cual los que reconocieron tu unidad han buscado el abrigo de tu muy bondadosa providencia y los sinceros han huído de ellos mismos para volverse hacia tu Nombre, el Excelente, el Glorioso, por el cual tus versículos han sido enviados, tu palabra cumplida y tu prueba manifiesta- yo te suplico me concedas el favor de ser contado entre los que han bebido de las manos de tu bondadosa providencia el vino de la verdadera vida y que se han despojado, en tu sendero, de todo lazo con tus criaturas y que han sido exaltados con tu incalculable sabiduría, y que con tu alabanza en los labios y tu recuerdo en el corazón se han apresurado a ofrecerse en los campos de la inmolación. Envíame además, oh mi Dios, aquello que me purifique de todo aquello que no es de Ti y líbrame de tus enemigos que han rehusado creer en tus signos.

Poderoso eres Tú para hacer lo que te place. No hay otro Dios más que Tú, el que ayuda en el peligro, el que subsiste por Sí mismo.

Bahá'u'lláh

 

¡Él es el Bondadoso, el Todo Generoso!

¡Oh Dios, mi Dios! Tu llamamiento me ha atraído y la voz de tu pluma de gloria me ha despertado. El torrente de tu Sagrada Palabra me ha arrobado y el vino de tu inspiración me ha extasiado. Tú me ves, oh Señor, desprendido de todo menos de Ti, aferrándome al cordón de tu munificencia y anhelando las maravillas de tu gracia. Te pido, por las olas eternas de tu cariñosa bondad y por las luces brillantes de tu tierno cuidado y favor, que me confieras aquello que me acerque a Ti y me enriquezca con tu riqueza. Mi lengua, mi pluma, todo mi ser atestiguan tu fuerza, tu poder, tu gracia y tu munificencia, que Tú eres Dios y no hay Dios sino Tú, el Fuerte, el Poderoso.

Soy testigo en este momento, oh mi Dios, de mi impotencia y de tu soberanía, de mi debilidad y de tu poder. Yo no sé lo que me beneficia o lo que me daña; Tú verdaderamente eres el Omnisciente, el Sapientísimo. Decreta para mí, oh Señor mi Dios y mi Maestro, aquello que hará que me sienta conforme con tu eterno decreto y me haga prosperar en cada uno de tus mundos. Tú eres en verdad el Bondadoso, el Generoso.

¡Señor! No me apartes del océano de tu riqueza y del cielo de tu misericordia. Y ordena para mí el bien de este mundo y del venidero. Verdaderamente Tú eres el Señor de la sede de misericordia entronizado en las alturas. No hay otro Dios sino Tú, el único, el Omnisciente, el Sapientísimo.

Bahá'u'lláh

 

¡Oh Señor! Ayúdame a ser humilde y sumiso. Dame fuerzas para desprenderme de todas las cosas y asirme al borde del manto de tu gloria; para que mi corazón pueda llenarse de tu amor y no quede espacio para el amor mundano ni para las ataduras de sus cualidades.

En verdad Tú eres misericordioso y en verdad Tú eres el Generoso, el que ayuda.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Dios, mi Dios! ¡Tú eres mi esperanza y mi amado, mi más elevado propósito y deseo! Con gran humildad y entera devoción te suplico que me hagas un minarete de tu amor en tu región, una lámpara de tu conocimiento entre tus criaturas y un estandarte de divina generosidad en tu dominio.

Cuéntame entre aquellos siervos tuyos que se han desprendido de todo menos de Ti, se han santificado de todas las cosas pasajeras de este mundo y se han librado de las insinuaciones de los voceadores de vanas fantasías.

Haz que mi corazón se dilate de alegría con el espíritu de confirmación de tu reino e ilumina mis ojos al ver las huestes de la divina asistencia descendiendo una tras otra sobre mí desde el reino de tu omnipotente gloria.

Tú eres en verdad el Todopoderoso, el Todo Glorioso, el Fuerte.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh mi Dios, oh mi Dios! Gloria a Ti por cuanto me has confirmado para reconocer tu unicidad, me has atraído hacia la palabra de tu individualidad, me has encendido con el fuego de tu amor y has hecho que me ocupe de tu mención y del servicio a tus amigos y siervas.

Oh Señor, ayúdame a ser humilde y sumiso y fortaléceme para que pueda desligarme de todas las cosas y asirme al borde del manto de tu gloria, de modo que mi corazón se llene con tu amor sin dejar lugar para el amor al mundo y el apego a sus cualidades.

¡Oh Dios! Santifícame de todo menos de Ti, purifícame de la escoria de pecados y transgresiones y haz que posea un corazón y una conciencia espirituales.

Verdaderamente Tú eres misericordioso y verdaderamente Tú eres el Más Generoso, cuya ayuda es deseada por todos los hombres.

'Abdu'lBahá

 

¡Oh Dios, mi Dios! Lléname la copa del desprendimiento de todas las cosas y regocíjame con el vino del amor a Ti en la asamblea de tus esplendores y tus dádivas. Líbrame de los asaltos de la pasión y del deseo, arranca de mí los grillos de este mundo inferior, atráeme con arrobamiento a tu dominio celestial y vivifícame entre tus siervas con los hálitos de tu santidad.

¡Oh Señor! Haz brillar mi rostro con las luces de tus dádivas, ilumina mis ojos con la contemplación de los signos de tu poder todo subyugador; deleita mi corazón con la gloria de tu conocimiento que envuelve todas las cosas, alegra mi alma con tus vivificantes nuevas de gran felicidad. ¡Oh Tú, Rey de este mundo y del Reino de lo alto! ¡Oh Tú, Señor del dominio y del poder! Que pueda yo difundir por doquier tus signos y señales, proclamar tu Causa, promover tus Enseñanzas, servir a tu Ley y exaltar tu Palabra.

Verdaderamente Tú eres el Poderoso, el Siempre Otorgador, el Dispuesto, el Omnipotente.

'Abdu'l-Bahá