BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Convenio

¡Oh Señor! Líbranos de todas las tentaciones, pruebas y malas insinuaciones de aquellos que han vuelto su rostro de Ti.

¡Oh Tú, Dios Misericordioso! Confírmanos con tus huestes invisibles y fortalécenos mediante tus ángeles celestiales.

¡Oh Señor! Somos débiles, pobres, sumisos e insignificantes, concédenos fuerzas, enriquécenos y elévanos por encima de toda condición mundana.

¡Oh Señor! Tal como has iluminado nuestros corazones con la luz de tu conocimiento, haz que permanezcamos firmes en tu bendito Convenio.

En verdad Tú eres el Clemente, el que perdona.

Bahá'u'lláh

 

¡Oh Dios! Ayúdame con el Supremo Concurso y hazme firme y fiel en el Convenio y Testamento. Soy débil en el Convenio y Testamento; confiéreme fuerza. Soy pobre; otórgame riqueza del tesoro del reino. Soy ignorante; ábreme las puertas del conocimiento. Estoy sin vida; sopla el aliento de vida en mí. Soy inelocuente; concédeme elocuencia, para que con fluidez de expresión pueda levantar el llamamiento de tu reino y guiar a todos a la firmeza en tu Convenio. Tú eres el Generoso, el Poderoso, el Proveedor.

Bahá'u'lláh

 

Te imploro, ioh Tú que eres el Señor de los mundos, Bienamado de los que te han reconocido, Deseo de todos los que están en el cielo y en la tierra!, por tu Nombre -mediante el cual la súplica de cada creyente ha ascendido al cielo de tu trascendental santidad, el buscador se ha elevado hacia las sublimidades de tu unidad y de tu grandeza, los defectuosos han sido perfeccionados, los humillados exaltados, la lengua de cada tartamudo librada, los enfermos sanados y cualquier cosa incompatible con las normas de tu alteza e indigna de tu soberanía, hecha aceptable por Ti- que nos ayudes con tus invisibles huestes y con una compañía de los ángeles de tu Causa.

Acepta, pues, las obras que hemos hecho por amor hacia Ti y por complacerte. No nos rechaces, oh mi Dios, de la puerta de tu misericordia y no nos quites nuestras esperanzas en las maravillas de tu gracia y en tus favores.

Nuestros cuerpos y nuestros miembros, oh mi Dios, atestiguan tu unidad y singularidad. Haz descender sobre nosotros tu fuerza y tu poder, con el fin de lograr tesón en tu Fe y ayudarte entre tus siervos.

Ilumina nuestros ojos, oh mi Dios, con el resplandor de tu hermosura y alivia nuestros corazones con el brillo de tu ciencia y sabiduría. Inclúyenos entre aquellos que han cumplido su promesa hacia tu Convenio en tus días y entre quienes por amor a Ti se han desprendido del mundo y de todo lo que en él existe.

Poderoso eres Tú para hacer lo que te place. No hay otro Dios más que Tú, el Todopoderoso, el Omnisciente, el Supremo Regidor, el que ayuda en el peligro, el Autosuficiente.

Bahá'u'lláh

 

¡Oh mi Señor y mi Esperanza! Ayuda a tus amados a ser firmes en tu poderoso Convenio, a permanecer fieles a tu Causa manifiesta y a poner en práctica los mandamientos que Tú has consignado para ellos en tu Libro de Esplendores; para que lleguen a ser enseñas de guía y lámparas del Concurso de lo Alto, manantiales de tu infinita sabiduría y estrellas que guían rectamente, fulgurando desde el firmamento celestial.

Verdaderamente Tú eres el Invencible, el Todopoderoso, el Omnipotente.

'Abdu'l-Bahá