BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Asamblea Espiritual

Cuando entréis en la sala de reunión recitad esta oración con el corazón palpitante de amor a Dios y la lengua purificada de todo lo que no sea su recuerdo, para que el Todopoderoso os ayude bondadosamente a lograr la victoria suprema.

 

¡Oh Dios, mi Dios! Somos siervos tuyos que nos hemos vuelto con devoción hacia tu sagrado rostro, habiéndonos apartado de todo menos de Ti en este glorioso Día. Henos aquí, reunidos en esta asamblea espiritual, unidos en nuestras miras y pensamientos, con nuestros propósitos armonizados para exaltar tu Palabra entre la humanidad.

¡Oh Señor, nuestro Dios! Haz de nosotros los signos de tu guía divina, estandartes de tu exaltada Fe entre los hombres, siervos de tu poderoso Convenio, oh Tú, nuestro altísimo Señor, manifestaciones de tu divina unidad en tu reino de Abhá y estrellas resplandecientes que brillan sobre todas las regiones.

¡Señor! Ayúdanos a ser como los mares que se levantan por el oleaje de tu maravillosa gracia; como corrientes que fluyen desde tus alturas todo gloriosas; como hermosos frutos en el árbol de tu divina Causa; como árboles que se mecen en tu viña celestial por las brisas de tu munificencia.

¡Oh Dios! Haz que nuestras almas dependan de los versos de tu divina unidad, que nuestros corazones se regocijen por las efusiones de tu gracia, que nos unamos como las olas de un solo mar y lleguemos a fundirnos como los rayos de tu luz refulgente; para que nuestros pensamientos, nuestras miras y nuestros sentimientos se conviertan en una sola realidad, manifestando el espíritu de unión por todo el mundo.

Tú eres el Munífico, el Generoso, el Obsequioso, el Todopoderoso, el Misericordioso, el Compasivo.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Tú Dios misericordioso! ¡Oh Tú que eres fuerte y poderoso! ¡Oh tú bondadosísimo Padre! Estos siervos se han reunido volviéndose hacia Ti, implorando ante tu umbral, deseando los dones infinitos procedentes de tu gran seguridad. Ellos no tienen otro propósito sino tu agrado. No tienen otra intención sino servir al mundo de la humanidad.

¡Oh Dios! Haz radiante a esta asamblea. Haz misericordiosos los corazones. Confiéreles los dones del Espíritu Santo. Dótalos con un poder del cielo. Bendícelos con entendimiento celestial. Aumenta su sinceridad, para que con toda humildad y contrición puedan volverse hacia tu reino y ocuparse en servir al mundo de la humanidad. Que cada uno llegue a ser una lámpara radiante. Que cada uno adquiera hermoso color y exhale fragancia en el reino de Dios.

¡Oh bondadoso Padre! Confiérenos tus bendiciones. No consideres nuestras faltas. Cobíjanos bajo tu protección. No recuerdes nuestros pecados. Cúranos con tu misericordia. Somos débiles; Tú eres poderoso. Somos pobres; Tú eres rico. Estamos enfermos; Tú eres el que cura. Estamos necesitados; Tú eres muy generoso.

¡Oh Dios! Concédenos tu providencia. Tú eres el Poderoso. Tú eres el Donador. Tú eres el Benéfico.

'Abdu'l-Bahá

 

Oración para ser recitada al terminar la reunión de la asamblea espiritual.

¡Oh Dios! ¡Oh Dios! Desde el invisible reino de tu unidad Tú nos ves reunidos en esta asamblea espiritual, creyendo en Ti, confiando en tus signos, firmes en tu Convenio y Testamento, atraídos hacia Ti, encendidos con el fuego de tu amor y sinceros en tu Causa. Somos siervos en tu viña, esparcidores de tu religión, adoradores de tu semblante, humildes ante tus bienamados, sumisos ante tu puerta e implorándote que nos confirmes en el servicio de tus elegidos, nos sostengas con tus huestes invisibles, nos fortalezcas en tu servidumbre y nos hagas sier vos sumisos y adoradores, en comunión contigo.

¡Oh Señor nuestro! Somos débiles y Tú eres el Fuerte, el Poderoso. Somos mortales y Tú eres el Gran Espíritu Vivificador. Estamos necesitados y Tú eres el Sustentador, el Poderoso.

¡Oh Señor nuestro! Vuelve nuestros rostros hacia tu rostro misericordioso; aliméntanos, por tu divina gracia, de tu mesa celestial; ayúdanos con las huestes de tus ángeles supremos y confírmanos mediante los seres santos del Reino de Abhá.

Verdaderamente Tú eres el Generoso, el Misericordioso. Tú eres el Poseedor de gran munificencia y en verdad Tú eres el Clemente y el Bondadoso.

'Abdu'l-Bahá