BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Alegría y Paz

Crea en mí un corazón puro, oh mi Dios, y renueva una conciencia tranquila dentro de mí, oh mi esperanza. Por medio del espíritu del poder, confírmame en tu Causa, oh mi Bienamado, y por la luz de tu gloria revélame tu sendero, oh Tú, el objeto de mi deseo. Mediante la fuerza de tu transcendente poder elévame hacia el cielo de tu santidad, oh fuente de mi ser, y por las brisas de tu eternidad alégrame, oh tú que eres mi Dios.

Haz que tus eternas melodías me inspiren tranquilidad, oh mi compañero, y que las riquezas de tu antiguo semblante me libren de todo excepto de Ti, oh mi Maestro, y que las nuevas de la revelación de tu incorruptible Esencia me traigan alegría, oh Tú quien eres lo más manifiesto de lo manifiesto y lo más oculto de lo oculto.

Bahá'u'lláh

 

¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi corazón. Ilumina mis poderes. Dejo todos mis asuntos en tus manos. Tú eres mi guía y mi refugio. Ya no estaré triste ni afligido; seré un ser feliz y alegre. ¡Oh Dios! Ya no estaré lleno de ansiedad, ni dejaré que las aflicciones me fatiguen, ni que me absorban las cosas desagradables de la vida.

¡Oh Dios! Tú eres más amigo mío que yo lo soy de mí mismo. A Ti me consagro, oh Señor.

'Abdu'l-Bahá

 

No retires, oh Señor, la mesa festiva que ha sido puesta en tu Nombre y no apagues la llama ardiente que ha sido encendida por tu inextinguible fuego. No detengas el flujo de tu agua viviente que susurra con la melodía de tu gloria y tu recuerdo. Y no prives a tus siervos de la fragancia de tus dulces aromas, exhalada por el perfume de tu amor.

¡Señor! Convierte las penosas inquietudes de tus seres santos en tranquilidad; sus fatigas en sosiego; su humillación en gloria; su tristeza en dichosa alegría. ¡Oh Tú que mantienes en tu mano las riendas de toda la humanidad!

Tú eres verdaderamente el Uno, el Único, el Fuerte, el Omnisciente, el Sapientísimo.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Tú, buen Dios! Tú eres para mí más amable que yo mismo y tu amor es más abundante y antiguo. Siempre que me acuerdo de tus dones, me siento feliz y con esperanzas. Si he estado agitado, consigo paz y tranquilidad de alma y corazón. Si soy desleal, me vuelvo leal. Si he estado sin esperanza, vuelvo a sentirla.

¡Oh Tú, Señor del Reino! Haz que mi corazón se regocije, dale fuerzas a mi espíritu débil y fortalece mis nervios desgarrados. Ilumina mis ojos, permite que mis oídos oigan, para que pueda escuchar la música del reino y obtener la alegría y la felicidad eterna. En verdad Tú eres el Generoso, el que todo lo da y el Amable.

'Abdu'l-Bahá