BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Historia de la Fe Bahá'í

Nota: este es un breve resumen de la historia de la Fe Bahá'í.

La Fe bahá'í surgió en 1844 en Persia, cuando Mirzá Muhammad-'Alí (1819-1850), llamado el Báb, dio a conocer un nuevo mensaje religioso destinado a despertar de su letargo a la sociedad y clero persas, y a preparar a sus gentes para la venida de un nuevo mensajero de Dios.

Muy pronto la comunidad babí se vio sometida a una feroz persecución que desembocó en la ejecución del Báb y en el exterminio de un gran número de sus fieles.

En 1852 un seguidor del Báb era encarcelado bajo falsos cargos, en una mazmorra de Teherán. Después de tres meses de cruel cautiverio, fue condenado al exilio junto con su familia. Aquel prisionero era Bahá'u'lláh (1817-1892)

En 1863 Bahá'u'lláh se daba a conocer en Bagdad como Mensajero de Dios ante un grupo de discípulos del Báb. Bahá'u'lláh sufrió nuevos destierros: primero a Estambul, luego a Edirne, y finalmente a Akká (la antigua San Juan de Acre, en el actual Israel), en cuyas inmediaciones falleció en 1892.

"No deseamos sino el bien del mundo y la felicidad de las naciones; sin embargo, Nos consideran causantes de sedición y de rivalidades, merecedores de cautiverio y destierro. Que todas las naciones tengan una fe común y todos los hombres sean como hermanos; que se fortalezcan los lazos de afecto y unidad entre los hijos de los hombres;(...) ¿Qué mal hay en ello? Pero esto se cumplirá, estas luchas sin objeto, estas guerras desastrosas pasarán, y la Paz más Grande reinará."

— Bahá'u'lláh

A la muerte de Bahá'u'lláh, su hijo 'Abdu'l-Bahá (1844-1921) recibió la misión de encabezar la comunidad bahá'í, por aquel entonces presente en un número reducido de países, y de actuar como Intérprete autorizado de los escritos de Bahá'u'lláh.

'Abdu'l-Bahá sufrió, junto con su padre y familia, destierros y penas de prisión con grados de severidad diversos. Su vida corrió grave peligro hasta quedar definitivamente liberado en 1908. A partir de entonces, aunque con una salud quebrantada, pudo viajar y difundir el mensaje de su padre por Europa y América del Norte.

En estas tareas de difusión, dirección e interpretación le sucedió su nieto Shoghi Effendi (1897-1957), bajo cuya guía la Fe bahá'í logró extenderse por casi todos los rincones del planeta.