BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Tabla de Ahmad

 

¡Él es el Rey, el Omnisciente, el Sabio!

He aquí que el Ruiseñor del Paraíso canta sobre las ramas del Árbol de la Eternidad dulces y sagradas melodías, proclamando a los sinceros las buenas nuevas de la proximidad de Dios, llamando a los creyentes en la Unidad Divina a la corte de la Presencia del Generoso, informando a los desprendidos sobre el mensaje que ha sido revelado por Dios, el Rey, el Glorioso, el Incomparable, guiando a los amantes hacia la sede de santidad y hacia esta resplandeciente Belleza.

En verdad ésta es la Belleza Más Grande predicha en los Libros de los Mensajeros, por cuyo medio la verdad será distinguida del error y la sabiduría de cada mandato será probada. En verdad Él es el Árbol de la Vida que da los frutos de Dios, el Exaltado, el Poderoso, el Grande.

¡Oh Ahmad! Atestigua que ciertamente Él es Dios y no hay Dios sino Él, el Rey, el Protector, el Incomparable, el Omnipotente. Y que Aquel a quien Él manifestó con el nombre de 'Alí 1 fue el verdadero Enviado de Dios, cuyos mandatos todos acatamos.

Di: Oh pueblo, sé obediente a las ordenanzas de Dios que han sido establecidas en el Bayán por el Glorioso, el Sabio. Verdaderamente Él es el Rey de los Mensajeros y su Libro es el Libro Madre, si lo supierais. Así os profiere el Ruiseñor su llamamiento desde esta prisión. Él sólo tiene que dar a conocer este claro mensaje. Quienquiera que lo desee, que se aparte de este consejo y quienquiera que lo desee, que elija el sendero que conduce hacia su Señor.

Oh pueblo, si niegas estos versos ¿por medio de qué prueba crees en Dios? Producidla, oh asamblea de falsos.

No. ¡Por aquel en cuya mano está mi alma! Ni pueden ni jamás podrán hacer esto, aunque se unieran para ayudarse unos a otros.

¡Oh Ahmad! No olvides mis generosidades mientras estoy ausente. Recuerda mis días durante tus días y mi angustia y destierro en esta remota prisión. Y sé tan firme en mi amor que tu corazón no vacile, aunque las espadas de los enemigos descarguen golpes sobre tí y todos los cielos y la tierra se levanten en tu contra.

Sé como una llama de fuego para mis enemigos y un río de vida eterna para mis amados y no seas de los que dudan.

Y si te sobreviniese aflicción en mi sendero o degradación por mi Causa, no te preocupes por ello.

Confía en Dios, tu Dios y el Señor de tus padres. Pues los hombres vagan por los senderos del error, privados de discernimiento para ver a Dios con sus propios ojos o escuchar su Melodía con sus propios oídos. Así los hemos encontrado, como tú también lo atestiguas.

Así sus supersticiones se han convertido en velos que se interponen entre ellos y sus propios corazones, apartándolos del sendero de Dios, el Exaltado, el Grande.

Ten por cierto que de verdad aquel que se aleja de esta Belleza se ha alejado también de los Mensajeros del pasado y muestra orgullo ante Dios, desde toda eternidad hasta toda eternidad.

Aprende bien esta tabla, oh Ahmad. Recítala durante tus días y no te separes de ella. Pues en verdad Dios ha ordenado para aquel que la recita la recompensa de cien mártires y un servicio en ambos mundos.

Estos favores te los hemos conferido como una generosidad de nuestra parte y una misericordia de nuestra presencia, para que seas de los agradecidos.

¡Por Dios! Si alguien que esté afligido o con pena lee esta Tabla con absoluta sinceridad, Dios disipará su tristeza, resolverá sus dificultades y alejará sus aflicciones.

Verdaderamente Él es el Misericordioso, el Compasivo. Alabado sea Dios, Señor de todos los mundos.

Bahá'u'lláh

___

1 El Báb