BAHAI-LIBRARY.NET - Spanish

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Reuniones

¡Glorificado seas Tú, oh Señor mi Dios! Te imploro, por los impetuosos vientos de tu gracia y por Aquellos que son las auroras de tu propósito y los puntos de amanecer de tu inspiración, que me envíes a mí y a todos aquellos que han buscado tu rostro, lo que corresponda a tu generosidad y munífica gracia y sea digno de tus dádivas y favores. Estoy pobre y desolado, oh mi Señor; sumérgeme en el océano de tu riqueza. Estoy sediento; permíteme beber de las aguas vivas de tu cariñosa bondad.

Te suplico, por tu propia Esencia y por Aquel a quien Tú designaste como la Manifestación de tu propio Ser y tu Palabra discernidora para todos los que están en el cielo y la tierra, que reúnas a tus siervos a la sombra del árbol de tu bondadosa providencia. Ayúdales entonces a compartir sus frutos, a inclinar sus oídos hacia el murmullo de sus hojas y hacia la dulce voz del Ave que canta en sus ramas. Tú eres verdaderamente el que ayuda en el peligro, el Inaccesible, el Todopoderoso, el Más Generoso.

Bahá'u'lláh

 

¡Oh Dios! Disipa todo aquello que sea causa de discordia y prepáranos todo lo que sea causa de unidad y acuerdo.

¡Oh Dios! Haz descender sobre nosotros la fragancia celestial y cambia esta reunión en una reunión del cielo. Otórganos toda merced y todo alimento. Prepara para nosotros el sustento del amor. Danos el manjar del conocimiento. Concédenos la subsistencia de la iluminación celestial.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh mi Dios! ¡Oh mi Dios! Verdaderamente estos siervos se vuelven hacia Ti, suplicando tu reino de misericordia. Verdaderamente están atraídos por tu santidad y encendidos con el fuego de tu amor, buscando la confirmación de tu maravilloso reino y esperando alcanzar tu dominio celestial. Verdaderamente anhelan que descienda tu gracia y desean la iluminación del Sol de la Realidad. ¡Oh Señor! Haz de ellos lámparas radiantes, signos misericordiosos, árboles fructíferos y estrellas luminosas. Para que puedan levantarse en tu servicio y estar ligados a Ti mediante los vínculos y lazos de tu amor, anhelando las luces de tu favor. ¡Oh Señor! Haz de ellos signos de guía, estandartes de tu reino inmortal, olas del océano de tu merced, espejos de la luz de tu majestad.

Verdaderamente Tú eres el Generoso. Verdaderamente Tú eres el Misericordioso. Verdaderamente Tú eres el Apreciado, el Amado.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Tú bondadoso Señor! Estos son tus siervos que han concurrido a esta reunión, se han vuelto hacia tu reino y necesitan tus dones y tu bendición. ¡Oh Tú, Dios! Manifiesta y haz evidentes los signos de tu unidad que han sido depositados en todas las realidades de la vida. Revela y despliega las virtudes latentes y ocultas que Tú has puesto en estas realidades humanas.

¡Oh Dios! Somos como plantas y tu generosidad es como la lluvia; refresca estas plantas y hazlas crecer mediante tu gracia. Somos tus siervos; líbranos de las cadenas de la existencia material. Somos ignorantes; haznos sabios. Estamos muertos; vivifícanos. Somos de materia; dótanos de espíritu. Estamos excluidos; haznos los confidentes de tus misterios. Estamos necesitados; enriquécenos y bendícenos con tu tesoro infinito. ¡Oh Dios! Resucítanos; danos vida; danos oído; familiarízanos con los misterios de la vida, para que los secretos de tu reino nos sean revelados en este mundo de la existencia y podamos confesar tu unicidad. Toda gracia emana de Ti; toda bendición es tuya.

Tú eres fuerte. Tú eres poderoso. Tú eres el Donador y Tú eres el Todo Generoso.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Tú, Dios perdonador! Estos siervos se vuelven hacia tu reino y buscan tu gracia y generosidad. ¡Oh Dios! Haz que sus corazones sean buenos y puros para que lleguen a ser merecedores de tu amor. Purifica y santifica los espíritus para que la luz del Sol de la Realidad pueda brillar a través de ellos. Purifica y santifica los ojos para que puedan percibir tu luz. Purifica y santifica los oídos para que puedan oír el llamamiento de tu reino.

¡Oh Señor! Verdaderamente somos débiles pero Tú eres el Poderoso. Verdaderamente somos pobres pero Tú eres el Rico. Somos los buscadores y Tú eres Aquel a quien buscamos. ¡Oh Señor! Ten compasión de nosotros y perdónanos; dótanos de tal capacidad y receptividad que seamos dignos de tus favores, seamos atraídos a tu reino, bebamos intensamente del agua de vida, seamos encendidos con el fuego de tu amor y resucitados en este siglo radiante por el hálito de tu Espíritu Santo.

¡Oh Dios, mi Dios! Pon tus miradas de amorosa bondad sobre esta reunión. Cuida a todos y a cada uno en tu custodia y bajo tu protección. Derrama sobre estas almas tus bendiciones celestiales. Sumérgelas en el océano de tu misericordia y vivifícalas con los soplos del Espíritu Santo.

¡Oh Señor! Confiere tu bondadosa ayuda y confirmación a este gobierno justo. Este país se halla bajo la sombra protectora de tu protección y este pueblo está a tu servicio. ¡Oh Señor! Concédeles tu generosidad celestial y haz copiosas y abundantes las efusiones de tu gracia y favor. Haz que esta estimada nación sea respetada y capacítala para ser admitida en tu reino.

Tú eres el Fuerte, el Omnipotente, el Misericordioso y Tú eres el Generoso, el Benéfico, el Señor de abundante gracia.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Tú, Señor del Reino! Aunque nuestros cuerpos están aquí reunidos, nuestros hechizados corazones son arrobados por tu amor y somos transportados por los rayos de tu faz resplandeciente. Aunque somos débiles, esperamos las revelaciones de tu fuerza y poder. Aunque somos pobres, sin bienes ni medios, obtenemos la riqueza de los tesoros de tu Reino. Aunque somos como gotas, buscamos ayuda en las profundidades de tu océano. Aunque somos partículas de polvo, fulguramos en la gloria de tu espléndido Sol.

¡Oh Tú, nuestro Proveedor! Haz descender tu ayuda; que cada uno de los aquí reunidos llegue a ser un cirio encendido; cada uno, un centro de atracción; cada uno, un emplazador ante tus reinos celestiales, hasta que finalmente hagamos de este mundo inferior la imagen reflejada de tu Paraíso.

'Abdu'l-Bahá

 

¡Oh Divina Providencia! Esta asamblea está compuesta por tus amigos, que se sienten atraídos por tu belleza y están encendidos con el fuego de tu amor. Convierte a estos seres en ángeles celestiales, resucítalos mediante el hálito de tu Espíritu Santo, concédeles lengua elocuente y corazón resuelto, confiéreles poder celestial y sentimientos misericordiosos. Haz que lleguen a ser los promulgadores de la unidad del género humano y la causa de amor y de concordia en el mundo de la humanidad, para que la peligrosa oscuridad del prejuicio ignorante se desvanezca mediante la Luz del Sol de la Verdad, este lóbrego mundo llegue a ser iluminado, este reino material absorba los rayos del mundo del espíritu, estos diferentes colores se confundan en un único color y la melodía de la alabanza se eleve hacia el reino de tu santidad.

¡En verdad Tú eres el Omnipotente y el Todopoderoso!

'Abdu'l-Bahá